RECURSOS

top-view-photo-of-girl-watching-through-
person-wearing-eyeglasses-1105191.jpg
multicolored-abacus-photography-1019470.
Matemáticas.jpg
Para las familias 

 

.

 

La familia es el pilar fundamental y emocional para que los niños y niñas con dislexia y dificultades, salgan adelante.

Es una labor difícil que requiere de  mucha paciencia, cariño, comprensión ya que el día a día para ellos y ellas es  muy duro.

Se tienen que enfrentar con un sistema escolar en el que la lectura es la base y el 90 % de las actividades que realizan.

 

Es imprescindible que conozcan su problema, en qué consiste y como aprenden, lo que les beneficia y lo que les llevará a tener éxito en las actividades que realizan cada día.

 

Evitar transmitirles ansiedad, debemos procurarles un clima de tranquilidad y seguridad. procurarles las ayudas que necesitan de los y las especialistas, y apoyarlos en cada trabajo o actividad a la que se enfrenten.

Por ello la familia  ha de saber buscar información y conocer a otras personas que están en la misma situación que ellos, para entre todos remar en la misma dirección. 

 Para las escuelas

La escuela debe de responder a la diversidad del alumnado prestando atención a aquellos niños y niñas que presentan dificultades llamativas en lectura y escritura.

Como medidas generales el centro debe de: 

  • Hacer saber al alumno que todo el equipo docente pondrá en marcha un plan de actuación conjunto, para favorecer su proceso de aprendizaje y posicionarle en igualdad de condiciones en relación a sus compañeros.

  • Elaborar un Taller de Normalización, para poder explicar en el aula de una forma positiva, en que consiste su dificultad especifica de aprendizaje (dislexia, disgrafía, disortografía y discalculia). El objetivo es fortalecer al alumno y alumna y poder trabajar la empatía con el resto del grupo, así como evitar malos entendidos y el acoso escolar.

  • Importancia de la ubicación en el aula; cerca del maestro/a.

  • Las adaptaciones no significativas o  acomodaciones se deberán poner en marcha en todas las asignaturas (AUNQUE NO SUSPENDA) y no esperar a que el alumno fracase.

  • Escribir los apartados y el vocabulario más significativo del tema en la pizarra antes de la explicación.

  • Permitir el uso del ordenador, así como programas o aplicaciones informáticas específicas (lectores, corrector ortográfico, grabadora, traductor..

  • Respetar la decisión del alumno/a a la hora de la lectura en voz alta. (Lecturas previamente dadas a los alumnos/as)

  • Asegurarnos que ha habido una buena comprensión antes de empezar cualquier tarea.

  • Permitir más tiempo a la hora de elaborar los trabajos o reducir la cantidad.

  • Evitar la corrección sistemática de todas las faltas de ortografía.. Evitar correcciones en rojo.

  • Permitir el uso de la calculadora y del diccionario.

  • Tener en cuenta el tipo de letra más adecuada para ellos/as. Arial, Verdana, Times…

  • Poder llevar a cabo tareas; a nivel oral, con mapas mentales o esquemas, programas informáticos….

  • Utilizar la evaluación oral. Podemos dividir el examen o la evaluación; una parte escrita y otra oral.

  • Evitar que los exámenes tengan demasiada redacción escrita, textos cortos claros y considerable separación entre renglones.

  • Apoyar con imágenes el material escrito.

  • Los deberes deben estar adaptados en cantidad y en la forma.

  • Evitar la copia innecesaria de información de libros de texto y los enunciados de los ejercicios.

  • Adecuar los libros de lectura a su nivel lector. Deben leer a diario por lo que hay que elegir muy bien los libros, ya existen en el mercado libros de lectura fácil, muy adecuados para ellos/as.

  • Evitar la copia de la pizarra.

  • Dar a conocer las fechas de entrega de Trabajos y exámenes con antelación.

  • Potenciar una metodología multisensorial en el aula, basada en la utilización de audios, imágenes, esquemas, tarjetas con los contenidos más significativos del tema, grabaciones con los contenidos a recordar, utilización de power points, documentales, películas.

  • Revisar el uso de la agenda, como herramienta, poder buscar opciones alternativas.

  • Poder llevar a cabo dictados preparados previamente con el uso de vocabulario familiar y conocido para el niño y la  niña.

  • Para ello podemos darle previamente el vocabulario, ellos y ellas necesitan ver más veces las palabras para recordarlas.